La imagen y confianza en sí mismos es un tema muy importante, el que más nos motiva a seguir aprendiendo y a entregar lo mejor día a día para nuestras pacientes. Si llegan a nuestro centro es porque buscan solucionar inquietudes, miedos, penas e insatisfacciones que desean cambiar. Eligen el hacer y el no conformarse, ese es el primer paso, luego viene transformar las inseguridades en oportunidades de cambio tangibles, ahí todo queda en nuestras manos, nuestras intervenciones no son quirúrgicas, lo que no quiere decir que no dejan vestigios, se denominan minimamente invasivas.

Toda la tecnología ya sean rellenos, bioestimuladores, tecnologías como láseres,HIFU, radiofrecuencia y ondas de choque generan un daño, el que es controlado por los parámetros que utiliza el especialista, la capacitación y la información de avances es continua y nos invita a mantenernos vigentes día a día. Sin embargo, un tema importante a considerar es la ansiedad y expectativas del paciente, ya que sus inseguridades lo hacen inquieto, inseguro y muchas muchas veces “impacientes”. Esto es un desafío para nosotras como profesionales y nuestro sello es comprometernos con sus objetivos y apaciguar sus miedos, muchas veces el ambiente externo genera una variable importante a considerar en la inseguridad, ya que ven el inmediato y no el resultado que puedes obtener una vez pasada la etapa de inflamación y la formación de nuevos tejidos. Los aportes entregados por un tercero pueden aumentar aún más la inquietud.

El manejo del paciente sin duda es un desafío personal para nosotras como profesionales que cada día queremos mejorar.
Por eso siempre les aconsejo consultar y aferrarse a sus profesionales, uno siempre trabaja para dejarlas más bellas y que su bienestar se traduzca en una buena salud mental y física, lo que consideramos calidad de vida.
Las invito a consultar y seguirnos en nuestras redes, las leo.