En mi vida he visto 5 ginecólogos, mi primera experiencia fue fatal, me retó porque se le hizo imposible hacerme el PAP, obviamente quedé traumada y solo volví a visitar uno años después cuando me motivó la maternidad. Fue fatal en el sentido en que no empatizó con lo que estaba sintiendo, que era dolor, además me señaló que era tan fácil como tener relaciones y que yo estaba exagerando. En mi segunda experiencia, ya con una edad más madura, el tema y la motivación eran distintas sin embargo, tampoco empatizó e incluso le preguntó a mi pareja si tenía antecedentes de violación. Otra vez el PAP fue muy difícil y me señaló que solo había utilizado el espéculo virginal y aun así había sido dificultoso para él tomar la muestra. Salí llorando, pensé que yo estaba mal, que algo pasaba por mi cabeza y por mi cuerpo que este examen tan simple, tenía tanto obstáculo para mí. Finalmente, la poca y nada de muestra que me señaló sirvió y tuve mi primer resultado de PAP sin alteraciones. Año después y de mucho dato fui a uno que me simplificó la vida, me entregó confianza y me dijo si te duele me pateas, te aseguro que no te va a doler y así fue, ni lo sentí. Fue cuando empecé a sentirme más relajada con mi cuerpo y ver que finalmente no era un trauma o algo psicológico. Realmente esa zona era más sensible para mí. La experiencia con los dos últimos ha sido gratificante, una es la experiencia de mí como paciente y otra que ellos empatizaron con mis antecedentes y me entregaron una atención relajada y más cercana.

En mi caso debo decir que para lograr intimidad debo estar totalmente relajada y desconectada de mente, para poder disfrutar plenamente y sin dolor. Hoy entiendo que mi condición tiene un nombre; dispareunia y que no es sencillamente por los factores externos como es el examen pélvico o la intimidad, tengo una condición inflamatoria pélvica llamada endometriosis, que determina que viva en un círculo vicioso entre dolor de Colón, espalda baja e intimidad un poco dolorosa.

Con esto quiero decirles que el ginecólogo debe ser su doctor de cabecera, aquel a quien puedas manifestar todas tus inquietudes con confianza, seguridad de que va a comprender cada punto que le señales, que no te va a creer loca, ni histriónica y que va a buscar la o las causas de lo que te aflige.

Si quieren mi recomendación, yo feliz se los comparto vía interna.

Pero deben entender que la primera prevención de salud íntima nace por la confianza que tienes con el profesional que te vea, si no postergas y evitas. Aunque tengas que darte mil vueltas, así como yo me di. Hazlo, tú salud está siempre primero y si te puedo aportar con datos aquí estaré siempre para apoyarte.  

By Carlita Epi.